18 Ene

¿Más Beneficios o Menos Impuestos?

Muchos emprendedores y empresarios se enfrentan estos días al cierre de cuentas anual, pequeños detalles pueden influir mucho en la cuenta de resultados y en el EBITDA.

Cuando somos “empresarios juniors” o “emprendedores novatos” pensamos en dar los menos beneficios posibles y por consiguiente pagar los mínimos impuestos posibles. Por ello, muchas veces aspectos que permiten ser contabilizados de distinta forma lo incluimos siempre como gastos.

Por ejemplo, los costes que toda empresa incurre en desarrollo de software, en I+D, podrían ser contabilizados tanto como inversión asignada a un proyecto o como gasto. No hablo de imputar contablemente las inversiones en I+D para obtener futuras deducciones fiscales, eso requiere previamente una aprovación del proyecto, sino de la simple contabilización como gastos o inversión.

La realidad es que tener un EBITDA más alto es lo ideal cuando quieres crear una empresa con potencial de crecimiento y con aspiraciones a recibir inversiones o tener un exit. Sin embargo si tu objetivo es crear un autoempleo yo optaría claramente por una política de tener los mínimos beneficios posibles e imputar todos estos costes como gastos lo cual resta directamente impuestos.

Los beneficios para los emprendedores que opten por tener un mayor EBITDA son muchos, para mi los principales son:

  • Estas mejor visto en las entidades financieras: cada vez más los préstamos blandos, préstamos participativos (opcionales) así como las tradicionales pólizas de crédito son instrumentos de financiación habituales.
  • Mayor capacidad de endeudamiento: el límite del total que las entidades te pueden llegar a dar crece al tener unos recursos propios mucho mayores.
  • Valoración de empresa: tanto los inversores de capital riesgo como los posibles compradores, valoran mucho más la empresa por un factor multiplicador (PER) sobre el EBITDA que no por usuarios registrados, audiencia o facturación.
  • Imagen: si otra empresa evalua tus cuentas para una posible importante operación (fusión, join-venture, inversión, venta, etc…) das una imagen mucho más profesional con un mayor beneficio y contabilizando I+D como inversión.

Un tema que si recomiendo a los emprendedores que estén contabilizando los costes de desarrollo e I+D como inversión es que lleven un buen control de proyectos. Es imprescindible en caso de auditoría o inspección fiscal el poder demostrar las horas que cada trabajador ha dedicado a un proyecto. NO te van a mirar el trabajo exacto que haya realizado, pero si van a pedir que a lleves un control (puede ser un simple Excel) que permita ver las horas por persona o por proyecto.

Nosotros lo empezamos a realizar desde la incoporación de Miguel Angel Melón como Jefe de Proyectos, algunos de nuestros últimos desarrollos como CMSmobi o Yunu ya han llevado un control exacto de horas dedicadas por persona. Para ello hemos utilizado una aplicación externa, pero yo no se exactamente cual és, si os interesa se lo preguntó a Jaime Ferre o al propio Miguel Angel.

 

Share with:


Emprendedor y business Angel en el sector de las nuevas tecnologías. Fundador de la incubadora Grupo ITnet, de Akamon Entertainment y de Conector Startup Accelerator. Co-fundador de First Tuesday España. Ha escrito el libro "Los principales errores de los Emprendedores".

    Comments

  1. Jaume Ferré
    18 enero, 2008

    Usamos Trac 🙂

    Responder
  2. 18 enero, 2008

    Un post genial Carlos, estaría bien conocer el nombre de esa aplicación de control de horas.

    Saludos.

    Responder
  3. 18 enero, 2008

    Por simple y sana curiosidad, ¿qué herramienta de control horario usáis?

    Responder
  4. 18 enero, 2008

    Hola Carlos,

    Es muy interesante este post que has escrito, y muy útil lo que comentas lo del control de proyectos

    “Es imprescindible en caso de auditoría o inspección fiscal el poder demostrar las horas que cada trabajador ha dedicado a un proyecto. NO te van a mirar el trabajo exacto que haya realizado, pero si van a pedir que a lleves un control (puede ser un simple Excel) que permita ver las horas por persona o por proyecto”

    Un saludo 🙂

    Responder
  5. 18 enero, 2008

    Hola Carlos,

    la práctica de llevar la “contabilidad” de todas las horas invertidas por trabajador y proyecto es fundamental para tener un control de los costes de desarrollo de un producto o de un proyecto. A parte el poder utilizar estos datos para la justificación de las inversiones en I+D desde un punto de vista fiscal o de justificación de subvenciones, te permite llevar un control de la rentabilidad de los proyectos y de los clientes.
    Me has inspirado un post

    gracias y hasta pronto!

    Diego

    Responder
  6. 18 enero, 2008

    Es una reflexión muy interesante. Esto hay que tenerlo en cuenta de cara a comparar unas empresas con otras dentro del mismo sector, ya sea para saber el posicionamiento propio o para comparar una posible adquisición con sus competidores. Cuando el tamaño de la inversión es pequeño y el sector está poco profesionalizado es muy habitual que se siga el objetivo de mínimo beneficio, con lo que las comparaciones aportarán poco.

    En otro nivel, y saliendo de la legalidad, este problema también se produce respecto de las ventas declaradas o no declaradas en las pequeñas empresas. En muchas ocasiones, hay empresas que no declaran sus ventas y esto se convierte en un enorme problema cuando crecen y deciden vender o dar entrada a un socio financiero. Estas ventas provocan unas importantes contingencias fiscales en la empresa. Adicionalmente existen dudas sobre la posibilidad de mantener las ventas si se pasan a realizarse con IVA, etc, por lo que en las valoraciones se les asigna muy poco valor.

    Como sugiere Carlos, si un emprendedor tiene en mente dar entrada a otro socio o vender en el futuro, es recomendable llevar a cabo la contabilidad con el objetivo de ser lo más transparente posible y conseguir el máximo EBITDA (Beneficios antes de intereses, impuestos, provisiones y amortizaciones). Si por el contrario quiere autoemplearse, tiene sentido minimizar los beneficios, pero siempre por la interpretación legal de las normas y no por actuaciones defraudadoras.

    Responder
  7. Dídac
    18 enero, 2008

    Es una buena cuestión. Como emprendedor, tengo la sensación de cargar con un socio pasivo que cuando las cosas no van bien, te cobra su parte y cuando van bien te cobra su parte más un % considerable que se asemeja más a un impuesto revolucionario (págame o te multo, inhabilito o te meto en la carcel).

    Pagaríamos más a gusto si cuando uno empieza le ayudaran eximiéndole o dándole facilidades los primeros años o hasta que tenga beneficios, obteniendo ayudas, etc en el fondo, cuando se crea una empresa, estamos creando una fuente de generación de valor y de impuestos, y parece que tengamos que pagar y pedir perdón contínuamente.

    Y no sólo esto, cuando alguien quiere reinvertir sus beneficios en otros emprendimientos (apoyar a otros emprendedores, creando nuevas empresas, etc) no debería tener ayudas fiscales?

    En UK o en China tienen una política que fomenta la creación de empresas. El siguiente paso, será la deslocalización fiscal. Tiempo al tiempo.

    Por todo esto, cuando hay que pagar el impuesto de sociedades me queda una sensación muy mala en el cuerpo. Quizás estas afirmaciones no són políticamente correctas pero seguro que también están en vuestra mente.

    Responder
  8. 19 enero, 2008

    Buen post, yo trabajo en una entidad financiera y es muy deprimente ver como la gente se esfuerza en pagar lo menos posible en A y a continuación se esfuerza en demostrarnos que ganan toda la pasta del mundo para conseguir el crédito de turno y que “nos fiemos, que caramba, como somos los bancos”.
    A Didac, no es por llevar por la contraria pero a todos nos gusta recibir subvenciones y ayudas publicas y esas ayudas no salen del aire, si no son de los impuestos directos (tipo renta y sociedades que se calculan en función de lo generado) serán de los indirectos (tipo IVA que es un tipo único ya lo pague el Amancio Ortega o una dependienta del Zara).
    Y es cierto que UK es uno de los mejores lugares del mundo para hacer negocios, ellos han elegido ponerselo fácil a quien vaya a generar riqueza a su país, otra cosa es China…

    Responder
  9. juan
    19 enero, 2008

    particularmente:

    a) creo que hay que contabilizar transparentemente, y no hacer ningún artificio, unas cuentas impecables no e volumen pero si en rigo dan buena impresión en las dues dilligences de valoración

    b) los impuestos forman parte de la economía y no conviene obsesionarse, al contrario de Didac yo creo que con los impuesto si se apoya (por ejemplo el CDTI), y como impuesto revolucionario sólo considero la cuota obligatorio de la cámara de comercio donde yo no me he apuntado y me pasan el recibo igual

    Responder
  10. Dídac
    19 enero, 2008

    Mi comentario era en plan humorístico-irónico. Es obvio que si no pagaramos impuestos no se podrían sostener las infraestructuras.

    Pero teniendo en cuenta que el Estado es un socio (lo es bajo todos los efectos), no os da la sensación que es el que más pide y menos moja? No nos deberían facilitar más las cosas? Como es posible que el proceso de creación de una empresa sea tan complicado? (creo que David lo refleja en su último post). Hay un dicho catalán que es “qui paga mana” (quien paga manda) pero en este ámbito, es “quien paga pringa”.

    Mi reflexión final es que si este país quiere progresar y no apoyarse en crecimientos artificiales, debería tener una fiscalidad que premie las inversiones y la creación de empresas.

    Sino, tiempo al tiempo. Qué impediría que Carlos Blanco, por ejemplo, tenga su sociedad domiciliada en un país con mejores condiciones impositivas en un entorno global?

    Responder
  11. Dídac
    19 enero, 2008

    Se me olvidaba. Ojalá existan más organizaciones como el CDTI, Enisa, CIDEM, … pese que todo es criticable y mejorable, están haciendo una buena labor y allí trabajan gente con una buena actitud. Al menos lo que me he encontrado.

    Y en mi caso particular las Cámaras de Comercio nos han ayudado muchísimo. Mucho más de lo que la cuota que pagamos cada año.

    Responder
  12. Atrilum
    19 enero, 2008

    Interesante comentario sobre este post en el blog de
    Pymes y Autónomos

    Responder
  13. Miguel
    19 enero, 2008

    La aplicación, como ya ha comentado Jaume, se llama trac.
    Y aqui teneis la página de donde os la podeis descargar http://trac.edgewall.org/ .
    Os dejo otra página con multitud de pluggins para esta aplicación http://trac-hacks.org/ .
    La verdad es que está muy bien,ahora están desarrollando una nueva versión aunque llevan siglos con ello.
    Un saludo.

    Responder
  14. 19 enero, 2008

    muy buen post, es una cuestión que no me había planteado, yo opto por un EBITDA alto, prefiero pagar más y estar mejor “visto” para futuras operaciones …

    saludos

    Responder
  15. 20 enero, 2008

    Enhorabuena Carlos,
    Un post muy interesante , yo como Jordi Catà opto por un EBITDA alto. Por cierto nosotros estuvimos un tiempo analizando diferentes software para la gestión de proyectos…, y al final optamos por desarrollar el sistema interno, en la actualidad llevamos más de 1 año gestionando los clientes, la facturación, los proyectos, las tareas…. a través del aplicativo. Con esto conseguimos tener controlada toda la empresa tanto a nivel de administración como de gestión de proyectos.

    Responder

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *