Invictus, un buen ejemplo de coaching

Llevo tiempo con ganas de escribir sobre la diferencia de coaching y mentoring, creo que ha llegado el momento de hacerlo. La motivación para escribir sobre coaching y mentoring me ha llegado a raiz de ver ayer por la tarde la película Invictus, dirigida por Clint Eastwood y protagonizada por Morgan Freeman (Nelson Mandela) y Matt Damon (François Pienaar, capitán de la selección de Sudafrica).

Un mentor ha de aconsejar y guiar a una persona para conseguir unos objetivos, a ser posible con una cierta seducción. Pero un buen coach ha de ser capaz de persuadir a la otra persona a través de métodos que provoquen una reflexión para que las personas encuentren el camino por si mismos.

Invictus Invictus, un buen ejemplo de coaching

Para algunos Invictus es una gran película de comunicación política, pero para mi el principal mensaje que me transmite es el papel que hace Nelson Mandela como coach con Pienaar. Su objetivo principal en todo momento es tratar que el capitan de la selección encuentre la inspiración y lo que haces es provocar que él por si sólo lo logre a través de un camino que “Madiva” (apodo de Nelson Mandela) le guia. Luego el propio capitán hace el mismo trabajo de coach con los jugadores, lanzando mensajes en diferentes momentos donde lo que busca es la autoreflexión de los jugadores y que cada uno encuentre el camino de forma individual.

Invictus me ha gustado y refuerza el mensaje de que cada persona ha de buscar su fuerza interior y la confianza en si mismo como clave para poder aportar a un colectivo (o a una relación). También es interesante el mensaje de que la advsersidad o dificultad puede convertirse en un triunfo, un ejemplo más de que en los momentos dificiles (como el actual) la actitud y la aptitud son claves para crear.

El coaching es para mi una evolución de la psicología, pero sin tanto contenido terapéutico sino combinado con un mundo mucho más espiritual y con más descubrimiento personal. Considero que a dentro de la empresa y más en concreto en el mundo de los emprendedores, es necesario utilizar un coach tanto para entrenar ser un mejor líder y una mejor persona como para trabajar en equipo con tus personas de confianza dinámicas de grupo.

En resumen, a pesar de que Invictus es una película previsible, me gustó el buen ejemplo real de coaching ejercido entre un líder y otra persona. Por cierto,es interesante para finzali rleerse el poema de invictus (escrito por Wiliam Ernest en la epoca victoriana) pero me quedo con las dos últimas frases “soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma“.

Escrito por Carlos Blanco

17 pensamientos sobre “Invictus, un buen ejemplo de coaching

  1. Francamente cuando vi esta película me provocó un mar de sensaciones, muy bien expuestas por ti en este post. Como deportista y más de un deporte de contacto como el rugby, viví este tipo de coaching durante toda mi carrera ( en esos momentos no se denominaba coaching, simplemente motivación) pero funcionaba igual y nos hacía extraer todo lo mejor de nosotros mismos.

    Francamente, es una película llena de mensajes por todos lados y lo bueno sería que fuéramos capaces de interiorizarlos todos como seres humanos y para nuestro prójimo
    Un saludo,

    Luis

  2. Hola Carlos,
    Me alegra que nuevamente escribas un post sobre coaching. Coincido contigo cuando dices que Mandela tuvo como objetivo que Pienaar encontrara su inspiración. Personalmente me gustó que Mandela en la escala de valores, ubicara la inspración por encima del esfuerzo y la creencia (el creer uno en sus posibilidades).
    Es importante tener un modelo que nos inspira a autosuperarnos.
    Por otro lado, como te acabo de decir por twitter, creo que Mandela fue más que coach es un gran storyteller. Un coach, si bien cree en el potencial de todo ser humano y de su cliente en especial, debe procurar no tener expectativas respecto a él. Mandela no sólo tenía expectativas, tuvo una visión tan grande que pudo transformar la convivencia de todo un país.
    Y transmitió esta visión, este sueño no sólo a través de sus palabras (como haría cualquier político), sino con su actitud y sus acciones. De esta forma, él mismo se convirtió en un modelo y una inspiración para Pienaar, para los sudafricanos y para el mundo.
    Un abrazo,
    Eva

  3. Interesante que hayas hecho un post sobre invictus a parte de los comentarios en Facebook, fui a ver la película sabiéndo todo lo que pasaria sólo para ver cómo pasa.

    Por lo tanto para mi lo interesante de la película no es lo que pasa, esta muy claro desde el inicio; sino más bien cómo pasa, cómo conseguir un éxito animando al equipo y sobretodo guiando a la persona que lo lidera sin decirle qué hace bien o qué hace mal, simplemente sirviendole de fuente de inspiración.

    Liderar un equipo o una empresa no es una tarea nada fácil y la película puede ser una herramienta de reflexión para ambas partes.

  4. Coincido en que Mandela en la película utiliza técnicas que los coach utilizamos en nuestro trabajo, pero “no es un coach” Es un líder.
    La película está cargada de mensajes para reflexionar y como tú, refuerzo el mensaje de que cada persona ha de buscar su fuerza interior.
    En todo momento Mandela actúa con un fin en la mente y es capaz de contagiar a otros con su sueño.
    Pero un coach no debe instigar a nada, debe acompañar, el coach nunca es el protagonista.

  5. En primer lugar felicidades por el post. Yo me quiero detener en un aspecto. En los últimos días he escuchado en distintos foros la frase de despedida de la película. Sinceramente, aunque suena bonito eso de “soy el dueño de mi destino, el capitán de mi alma”… como grito de guerra está bien, pero no es cierto… Me gusta lo que decía Nietzsche: “No somos víctimas de nuestro destino pero tampoco dueños del mismo”… No todo depende de uno. Hay acontecimientos que marcan el devenir posterior de una persona: ¿Qué pasa cuándo alguien se salta un stop te golpea el coche y te quedas inválido? ¿Qué pasa cuando un terremoto te deja sin nada? ¿Qué pasa cuando te detectan un cáncer?… Hay muchas circunstancias que hacen variar el curso de los acontecimientos de la vida… No basta “saber” y “querer” porque también hay que “poder”… No todo depende de uno. Otra cosa es la actitud con la que lo vivamos lo que nos ocurra, que siempre debe ser positiva… Un abrazo. FAH.

  6. No he visto aún la película por lo que sólo puedo hablar por la descripción que haces de la misma. Es cierto que un buen coach ha de ser alguien que ayuda al otro a encontrar sus propias respuestas. Y si realmente el cliente lo quiere, puede buscar un verdadero despertar, un antes y un después. Eso no quiere decir que a veces se puede mezclar una cierta mentorización, en aspectos en que el cliente necesita un aprendizaje y tal vez no tenga ningún modelo a seguir. La línea es más fina de lo que parece entre ambas posturas y hay respuestas que no pueden estar en el interior pues necesitan de un conocimiento externo apara acceder a ellas. Sería una especie de “dar ejemplos” o de storytelling como bien dice Eva.

  7. La película ha representado para mi la revisión de un personaje histórico y un ejercicio de reflexión sobre VALORES
    Humildad desde la grandeza, generosidad sin límites y un espíritu a prueba de encierro y privaciones, voluntad inquebrantable.
    La INSPIRACION basada en la creatividad innata de cada uno de nosotros. Confianza en la bondad del ser humano. Esfuerzo y disciplina con objetivos muy dificiles de alcanzar pero tomados como un reto para disfrutar en el camino.

    Una buena lección de vida.

  8. Esta claro que Mandela es un líder, eso ya lo esperaba, no soy un experto en historia, pero hasta ahí si que llego.

    Mi sorpresa de la película (en mi opinión), fue encontrar un buen ejemplo de coaching, para mi Mandela hace de coach al capitán.

  9. Me parece interesante la lectura de Carlos de encontrar paralelismos entre el coaching y la inspiración que trato de fomentar Mandela en el equipo de rugby. Sin duda, más que coach, Mandela es un gran líder pero actuó también como un mentor para el personaje de Matt Damon que a partir de la primera reunión se sintió inspirado por ese hombre, que le hablaba sobre valores, y fomentaba la tolerancia y el respeto. Carlos, da gusto tu sensibilidad y que vuelvas a compartir con todos.

  10. bueno, yo vi la película hace poco tiempo y no reparé en muchos detalles de los que tú mencionaste en tu post, sin embargo, la película me fascinó con todoy sus altas y bajas, el trabajo de morgan freeman.. excelente más que nada porque representa, a mi parecer de una manera muy acertada a nelson mandela (madiva) en su realidad, su capacidad de liderazgo… en fin, ojala y pronto salga una película tan interesante, sobretodo por la final de rugby entre nueva zelanda y sudáfrica.. increíble C=

  11. Que te parece “igualdad” (al unir a dos razas étnicas mediante una estrategia política: el rugby) y el “perdón” (por parte de los negros que fueron sometidos tantos años a humillaciones y torturas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *