Humildad y trabajo, claves en la formación de un deportista

El otro día publiqué en mi Facebook un comentario dedicado a mi hijo Carlos y a Xavier Quintillà, ambos juegan en el Cadete B del FC Barcelona y son de los jugadores nacionales que más minutos jugaron el año pasado junto con Fran Alvarez, capitán y mejor jugador de España de 14 años.

Cadete B FC Barcelona

Mi comentario decia textualmente:

En la vida hay que aprender de las duras y de las maduras, nunca nada será fácil en vuestro camino ni como deportistas ni como personas. Lo que está claro es que teneis que aprender de los errores y daros cuenta que sin sacrificio, esfuerzo y modestia es imposible conseguir triunfar.

A veces pensamos que ya lo hemos conseguido todo y nos relajamos demasiado o nos escudamos en los problemas de los demás para justificar nuestros errores.

Las lagrimas demuestran la sensibilidad, el dolor, pero sobre todo indican que sois humanos ….

A seguir luchando!!!

El comentario lo hacia después de ser eliminados por la UE Cornella al perder 2-0 en las semifinales de la fase catalana de la Nike Premier Cup, título que sus predecesores ganaron a nivel mundial el año pasado. Varios niños estaban muy apenados, pero sobre todo ví a ellos dos con lagrimas en los ojos tras finalizar el partido.

Son un equipo que han perdido muy pocos partidos en los últimos 4 años, que han ganado torneos muy importantes, como el Torneo Internacional de Canal+/Cuatro en Maspalomas hace casí 2 años. Creo que ha llegado un momento que algunos jugadores (no digo que sean principalmente ellos) han dejado de ser humildes y no han hecho lo que tenían que hacer.

En los jugadores de la cantera del Barça es evidente que hay muchos jugadores con clase, pero sólo llegan al primer equipo aquellos que además de ser buenos jugadores tienen otras cualidades. Estas cualidades claves que tienen que aprender en la etapa formativa son básicamente ser buenas personas, trabajadores, humildes, colectivos y que lleven una vida sana y ordenada.

Considero que el principal enémigo de algunos jugadores en la edad 14-18 años son ellos mismos, ya que sólo el pensar que todo estar hecho por ser el mejor en su posición en España y edad. Son los mejores, pero sólo el esfuerzo y la generosidad les hará llegar a ser profesionales del fútbol.

Este año el nuevo coordinador, Albert Puig, insistió mucho en el concepto “buena persona”, si vemos el perfil personal de jugadores como Xavi, Iniesta, Busquets, Pedro, Puyol, Messi, etc… vemos que son buenas personas y trabajadores. Quizás de los que han llegado al primer equipo sólo Valdés o Piqué eran un poco más chulitos de jovencitos … y habló con conocimiento de causa ya que a muchos de ellos los conocí en el mismo rango de edad.

Escrito por Carlos Blanco

8 pensamientos sobre “Humildad y trabajo, claves en la formación de un deportista

  1. El trabajo del Barça en este sentido es admirable. Para una sociedad mejor, hay que hacer justamente lo que hace el Barça: primero hacer bien las cosas y a partir de ahí esperar buenos resultados.

    Hace falta resaltar mucho estos buenos ejemplos para que la gente y sobre todo los chavales aprendan que ese es el mejor camino, que no todo vale para ganar.

    El camino para conseguir una sociedad mejor es potenciar estos ejemplos, como también puede serlo Rafael Nadal, por ejemplo. Y para ello también hay que “censurar” esos ídolos vagos, trepas y corruptos que hasta ahora estaban dominando los medios.

  2. El concepto “buena persona” puede ser muy contradictorio. Bajo mi punto de vista, mala persona es el que mata. Si un chico en plena adolescencia prefiere decir su opinión amén de no ser una oveja y saltar al son que le cantan, tiene más de positivo que de negativo.

    Se podría hablar largo y tendido de lo conveniente o no de inculcar a un chico desde la infancia la competitividad y esa serie de valores con lenguaje de samurais o guerrilleros.

  3. Gran post. Es la edad crítica de los 14 a los 18, dónde un jugador debe decidir si hacer lo que hacen el resto de jóvenes (salir por la tarde-noche a discotecas, beber un cubata, dejarse llevar por el perfume de las jovencitas que quieren al ‘chico importante’) o bien seguir madurando como deportista, renunciar a divertimentos típicos de jóvenes, para en un futuro cercano cumplir un sueño en el que muchos naufragan por no tener las ideas claras y pensar que pueden con todo, dejándose encandilar por la vida divertida, más que por la dura y profesional.

    Cuando tenía 12-13 años asistí a un campus de fútbol de verano del Barça. El coordinador Albert Benaiges se trajo a dos jóvenes promesas del juvenil del Barça para que nos enseñaran cosas e hicieran de monitores, destacó de cada uno de ellos grandes cualidades, diciendo que eran los mejores de España en su posición. Uno se perdió por el camino (y tenían 17 años ya, cerca de la gloria), el otro es Campeón del Mundo. Recuerdo el nombre del 1º, se hacía llamar Lobo, era un rápido y habilidoso extremo. El nombre del segundo, que nos trató como hermanos pequeños, demostrando ser una gran persona, es Xavi Hernández, posible Balón de Oro esta temporada, y el jugador que más veces habrá vestido la camiseta del Barça en la Historia cuando se retire.

    La diferencia está en la propia cabeza, efectivamente, mucho más a veces que en la calidad o técnica del jugador.

  4. Por fin alguien dice algo sensato últimamente.

    Y para lograr eso que dices la administración podía ayudar poniendo límites en los sueldos de las “estrellas”. Y obligando a que clubs paguen sus deudas con Hacienda y la Seguridad Social, antes que fichar nuevos “cracks”.

    Se les ha condonado la deuda hace tiempo y ahora vuelven a las mismas, y mientras los clubs se gastan dinero en la “nómina” de un jugador, con la que podrían pagar la de miles de parados.

    Solo hay que comparar los sueldos de jugadores de hace 25 años con los de los trabajadores de la época y veríamos que no había mucha diferencia, y en cambio ahora… te marean las cifras.

    La pregunta es…. los jugadores que tienen contratos millonarios ahora ¿jugarían igual de bien cobrando 15000 euros al año como la mayoría de los mortales?

  5. Gran post! El Ego es el mayor enemigo de los chicos de 14, 15 o 99 años. Contra más se le alimenta más son las opciones de tortazo.

    @domainer: 😉 pero Carlos Blanco Jr es extraordinario, mucho mejor de lo que su padre dice. Entiendo que sea prudente para que no se le suban mucho los humos! ojalá algún día lo podamos ver en el primer equipo 🙂

  6. También hay que tener en cuenta el factor “constitución física”. Durante la infancia las diferencias en fuerza muscular son mínimas, pero a partir de la pubertad hay niños que desarrollan unas condiciones físicas excepcionales, es decir, hay hombres más atléticos y hombres menos atléticos… Claro que ahora me pondréis el ejemplo de Messi como joven antiatlético y con gran talento, pero eso eso, hay que tener un gran talento para compensarlo. El fútbol de élite es un deporte que exige unas condiciones físicas excepcionales y no todo el mundo está dotado genéticamente para ello.

  7. Pingback: La felicidad de un padre | Carlos Blanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*