06 Mar

De desagradecidos está el mundo lleno

No sabía como titula este post, así que he explicado a Silvia lo que quería transmitir y que me ayudará en el título, rápidamente me ha dicho “De desagradecidos está el mundo lleno“, así que he adoptado este titular.

Desde muy jovencito he aprendido a espabilarme sólo, uno de mis primeros trabajillos con 12-13 años fue en la Bodega Morgado (hoy ya desaparecida) de Cardenal Reig, allí pase cientos de horas ayudando a Tomás su dueño a todo lo que me pedia. Subir cajas del sotano, clasificar envases, reponer neveras, plegar cartones, reponer mercancia, … Mientras los demás niños jugaban, siempre que Tomás me lo pedía yo iba a ayudarle, y lógicamente me pagaba (recuerdo que 25 ó 50 pesetas) según el rato que ya estaba.

Ya de mayor (ya jubilado hace años), Tomás siempe que me ha visto, se ha acordado de mí con gran cariño y agradecimiento. Yo creo que es algo mutuo, él era el típico emigrante espabilado que pudo montar un negocio con un premio de lotería y a partir de ahi empezó con negocios e inversiones. Siempe le estaré agradecido (yo siempre tenía dinero en el bolsillo gracias a él) y creo que él siempre lo estará a mí.

Siempre me he dejado ser ayudado, he tenido grandes mentores y amigos profesionales que me han ayudado mucho. En le mundo del deporte destacaría lo muchó que me ayudó en mis inicios Rafa Monfort o Josep Ferreiro, cuando era informático aprendí mucho de Gabriel Riba o Tomás Jimenez, ya posteriormente como freelance Carlos Segura y Carlos Palos me aportaron mucho durante años.

Como empresario la lista ya es mucho más larga y ellos lo saben, pero siempre que puedo menciono a las personas que me han inspirado, ayudado y apoyado en mis negocios. En esa lista siempre han estado Alex Wagenberg, Jaime Ferré, Emilio Marquéz, Axel Serena, Roberto Fernández, Enric Flix, Jesús Encinar, … y muchos otros.

En los últimos años he estado como mentor e inversor de un montón de emprendedores, a algunos les he dedicado muy poco tiempo y a otros mucho tiempo. A algunos apenas les he presentado a nadie (no lo han pedido) y a otros les he presentado a otros mentores, a persoonas que se convirtieron en sus socios y a empresas con las que realizar potenciales partnerships.

Yo no ayudo a los demás esperando que me den las gracias, unos lo hacen, otros lo piensan y otros simplemente lo ignoran. Ya no entro a valorar si es valor añadido o no decir los mentores que tienes y las personas que te han apoyado, pero yo siempe lo he hecho. Hablaba orgulloso del apoyo como invesor y mentor que tuve de Alex Wagenberg (cofundador de eDreams y actualmente Director de Carlyle) entre 2000 y 2002, siempre estaré agradecido al apoyo de Axel, Emilio y Roberto en la etapa 2005 en adelante. Lo he dicho en confeencias, en entrevistas, en charlas, a la cara … por distintos medios, pero siempre agradecido a los que me ayudan y me han ayudado en el pasado.

Ver como ahora personas a las que has ayudado y dedicado decenas de horas lo ignoran, no gusta nada. A pesar de todo, eso no va a provocar que deje de ayudar a otros emprendedores, simplemente es un error más para aprender a seleccionar mejor a las personas. No es fácil identificar a simple vista a personas mentirosas o que no cumplen sus pactos, que utlizando la seducción de una falsa sonrisa no dudan en utillizar todas sus armas para conseguir sus objetivos.

En fin, el tiempo pone a cada uno en su sitio, siempe lo he dicho y siempre lo diré.

hipocritas

Share with:


    Comments

  1. 6 marzo, 2013

    Carlos, estamos hablando de un problema de “principios y valores” y eso no lo ha recibido todo el mundo.
    Uno no debe cambiar su forma de ser y en este caso debo decir que siempre estás dispuesto para ayudar a todo el mundo sin pedir nada a cambio.
    En eso nos parecemos…en otras cosas no jajaja.

    Responder
  2. Scotta
    6 marzo, 2013

    Pues si tomas esa decisión, sería un grave error. Piensa que habría pasado, si las personas que en su día te echaron un cable o pusieron un poco de luz en tus dudas, hubieran tomado la misma determinación simplemente por decepcionarse de unos cuantos que van de por libre y olvidan rápidamente el suelo que pisan.

    Alégrate ahora que sabes el pie que calzan ciertas personas y sigue adelante tal cual eres; dejarías de conocer mucha gente cerrando la puerta a la novedad.

    Responder
  3. Jordi Oller
    6 marzo, 2013

    Creo que es uno de los primeros posts de esta índole que veo por tu blog, tiene que ser indignante a lo que te refieres 🙁 pero de todas maneras unos salen y otros entran …

    Responder
  4. 6 marzo, 2013

    Hola Carlos:

    Haz el bien sin mirar a quién. Hay pocos emprendedores agradecidos que expliquen lo que te deben, no más allá de un 1 o 2% el resto…si te he visto no me acuerdo, no vaya a ser que les pidas algo.

    Hace muchos años que he dejado de esperar nada de la gente a la que, como tu, ayudo a diario.

    Un fuerte abrazo,

    Rodolfo

    Responder
  5. Juan
    6 marzo, 2013

    Entonces en qué quedamos, ¿ofreces tu ayuda desinteresadamente o es que realmente sí buscas algo a cambio pero está socialmente mal visto reconocerlo? Nunca he escuchado a ningún voluntario decir que un toxicómano no le ha dado las gracias al recibir la metadona o que un sintecho no le sonrió al entregarle una manta.. El que ofrece su ayuda desinteresadamente lo hace de corazón y no con la boca chica. Creo que antes de intentar dar una lección de valores y ética a los demás deberías empezar por tenerlos uno mismo.

    Responder
  6. 6 marzo, 2013

    Debe de ser una epidemia!!!!!!!
    Yo creo que a mucha gente le falta “educación”.

    Responder
  7. 6 marzo, 2013

    Carlos, el texto está demasiado bien para que lo estropees con esa imagen más propia del fotolog de una adolescente recién cornuda que de un empresario de tu talla. Cámbiala por otra con menos veneno y más señorío y cuando releas esta entrada te gustará más.

    Responder
  8. 7 marzo, 2013

    @romuald Tienes razón, he quitado la imagen …

    @juan Has dado con la clave, la decepción viene cuando TE PIDEN ayuda, pactas unas cosas y luego se incumplen … y si te he visto no me acuerdo.

    Responder
  9. 7 marzo, 2013

    Rodolfo, pués yo valoró a la gent como Gustavo García (aunque él no se lleve bien conmigo) y que siempre han tenido en cuenta, han citado en libros, conferencias, etc… TU APOYO a su proyecto en los inicios.

    Seguro que a todos nos gusta menos el estilo de otras personas que omiten al cofundador de una empresa diciendo “otro emprendedor y yo fundamos grupo blablabla” ….

    Yo prefiero ayudar a gente como Karen y Dani de Infantium o Mapi de Ahorradoras.com, que sabes que agradecen tu ayuda, te escuchan y luego aplican lo que ellos consideran que es mejor.

    Responder
  10. 7 marzo, 2013

    ¡Buenos días Carlos!

    Dicen que de bien parido es ser agradecido. Sin embargo, estaríamos engañándonos pensando que a todo hijo de vecino lo supieron parir o educar, como dice Jorge, bajo una buena base de valores y principios.

    Aunque no he estudiado nada científico a este respecto, creo que debe haber un “gen del apoyo”, que hace que aquellas personas que lo llevamos estemos siempre, no solo, dispuestas a apoyar al prójimo sino a agradecer infinitamente cuando alguien nos apoya a nosotros, por pequeño que ese apoyo haya podido ser. Ser así es muy grande. No nos apeguemos a los resultados finales de ello, porque al final, lo único que nos hace es tener mal sabor de boca e intentar dejar de ser como en realidad somos, que es lo más grande.

    Por otra parte, creo que las personas que no saben agradecer el apoyo que reciben, a la larga dejan de recibirlo, pues cuando alguien no sabe agradecer la ayuda que le han prestado es porque solo tiene tiempo de mirarse a su propio ombligo.

    Así pues, me voy a permitir el lujo de aconsejarte que cambies esa foto tan “Barceniana”… pues siendo como dices ser (no te conozco), tan solo afea todo lo que tú has hecho a lo largo de los años. Madre Teresa de Calcuta era quien era por lo que ella hacía, no por cuánto se lo agradecían.

    Y tal y como tú mismo dices, el tiempo pone a cada uno en su sitio.

    Que nadie consiga cambiarte.

    Un abrazo

    Responder
  11. Josep Ferreiro
    7 marzo, 2013

    Carlos, el agradecimiento en la mayoría, son secretas ganas de recibir mayores beneficios, yo no me preocuparía.
    En lo que a mí respecta y estoy convencido de que Rafa también, todo lo que hemos hecho juntos lo hemos hecho para disfrutar dada tu personalidad y tu humanidad y mi mayor frustración en la vida es no haber podido estar a tu nivel de formación, para poder acompañarte en tu recorrido profesional y seguir disfrutando contigo!

    Responder
  12. 7 marzo, 2013

    A todos nos ha pasado más de una vez Carlos.. seguro que te ha pasado algo gordo para que saltes así 😉

    Pero lo mejor es no esperar nada de nadie hasta que te demuestren lo contrario, así no te llevas sorpresas….

    Es mi filosofía de vida

    Responder
  13. Ander
    12 marzo, 2013

    Carlos, el mundo está lleno de mucha gente falsa… Y de mucho cabrón con pinta, como los suelo llamar, ya sabes de esos que con super sonrisa profident tratan de seducirte y con el tiempo, más pronto qe tarde te pegan la puñalada. Me ha costado años pero los tengo calados. Mi consejo, no soy nadie para darlos, es rodearse de gente sencilla, inteligente y sobre todo que siempre te miren a los ojos y te presten atención cuando hablas.

    Ánimo, y por eso no dejes de ayudar a gente, que seguro lo van a valorar y merecer.

    Saludos!

    Responder
  14. Jesús
    13 mayo, 2013

    ¡Ánimo, tío!

    No te conozco más allá de haber visto un par de vídeos tuyos en YouTube, pero apostaría a que eres auténtico, buena gente, y que tienes buenos amigos por ello.

    Supongo que si sigues ayudando es porque la satisfacción que encuentras haciéndolo supera la indiferencia o la basura del resto. También puedes hacer algo híbrido, y seleccionar algo más a quién ayudas y a quién no…

    Responder
  15. 2 julio, 2017

    Es algo normal en siglo 21. Lo malo es convertirte en codependiente.

    Responder

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *