25 Sep

¿Se puede despedir a un emprendedor fundador?

Steve JobsLlevo días con ganas de escribir un artículo dedicado a las situaciones en las cuales se puede llegar a prescindir de los servicios, como trabajador, del emprendedor líder de un startup o negocio. Es un tema que me lleva rondando la cabeza desde que ví hace pocos días la película “Jobs” en la cual se narra la historia de Steve Jobs en la etapa de la creación de Apple, su posterior despido y reincorporación años después para levantar una empresa casi quebrada.

El primer caso que recuerdo de un emprendedor español que acabó fuera de su empresa de forma “rara” fue Diego Mariño, quién fundó en su día Abiquo y actualmente esta emprendiendo un nuevo proyecto con Ducksboard. En su empresa hubo diferentes rondas de inversión en las que entraron primero business angels y luego fondos de capital riesgo. En una de estas rondas se forzó su salida como máximo directivo de la empresa. También me viene a la mente lo que le pasó a Jesús Monleón, quién fundó con sus primos eMagister y tuvo que salir por la puerta de atras de Grupo Intercom tras distintas maniobras accionariales.

Estoy de acuerdo que hay que profesionalizar la gestión de toda empresa y ser capaces de incorporar a gente mejor que tú, incluso para dirigir o liderar el negocio. Un buen ejemplo cercano lo tengo en Akamon Entertainment, empresa de la que soy fundador y máximo accionista, pero que desde el principio opté por tener un buen CEO, Vicenç Martí, quién se incorporó como socio y máximo responsable del negocio justo poco antes de crear la sociedad. Estoy muy contento de haber convencido a Vicenç que se uniera a nuestro equipo y liderada la empresa.

Un emprendedor debe saber distinguir su posición como accionista de la de trabajador, en especial cuando se pretende ser el máximo responsable, hay otros casos cercanos de emprendedores que adoptan un rol parecido al mío en sus negocios, como es Didac Lee y fichan a los mejores para dirigir sus negocios.

Pero otra cosa es muy distinta, ir relegando de sus “otras” funciones a un fundador, sobre todo cuando la ascendencia de esa persona (como pasaba con Jobs y Apple) sobre los productos, la estrategia y el desarrollo de negocio es importante. El ser “embajador” de una empresa tanto a nivel corporativo como institucional también es un trabajo, y muchas veces un fundador tiene muchas más opciones de cerrar una gran alianza, atraer talento de alta calidad o definir la estrategia de la empresa.

Los emprendedores muchas veces nos vemos forzados por los inversores de capital riesgo a aceptar clausulas que en muchos casos pueden ser hasta abusivas legalmente. Durante una negociación la posición de caja se va debilitando poco a poco, y si no has realizado una buena estrategia de negociación en paralalelo con distintos inversores, te puedes ver obligado a firma determinadas clausulas que en condiciones normales nunca firmarías.

Steve Jobs

Todo esto lo veo desde una doble óptica de emprendedor e inversor, creo que hay que priorizar la empresa, pero tampoco se debe abusar de determinadas posiciones de poder, ya que las mismas son temporales y luego cuando todo cambia los papeles pueden invertirse de golpe. Steve Jobs tuvo que volver a Apple, ya sin ser accionista, sino como directivo para darle la vuelta a la empresa y convertirla en una de las mejores empresas del mundo. Esa lección debe servir a muchos inversores para que se lo piensen a la hora de tomar sus decisiones.

Share with:


    Comments

  1. 25 Septiembre, 2013

    Por alusiones 🙂

    El caso Abiquo lo podemos resumir muy sencillamente: dimos demasiado poder a un impresentable (que además yo escogí), y fui el que más y más pronto se enfrentó a él. Y en estas situaciones tensas, uno de los 2 se ha de ir, y, en aquel momento, parecía que escogerlo a él podría tener un mayor impacto positivo. Pero no pasa nada “raro”, esto son negocios y hay que entenderlo así 🙂

    Por otro lado, más que la dicotomía de fundador/accionista (nunca invertas en un fundador que no se sienta accionista) creo que debiéramos reflexionar sobre la de fundador-creador/gestor, y por qué se ve de forma rara que los fundadores se aparten de la gestión (o porque se sobreentiende que van a estar largo tiempo en esa posición) como hicimos nosotros.

    Nosotros éramos felices (y tremendamente productivos) creando software. Si podemos traer a alguien que se encargue de la tediosa gestión diaria, de mantener emocionados a inversores, de organizar un equipo comercial, de que la información fluya a todo el equipo, de que no falte dinero en la caja… por qué no hacerlo?

    Responder
  2. Hugo
    25 Septiembre, 2013

    Buen análisis, Carlos.
    Uno de los criterios más importantes en la búsqueda de inversores es que estos compartan la visión del negocio (o al menos la complementen), algo que puede pasarse por alto con las prisas. Cuando esta visión no se comparte (por lo que se de Apple, existían discrepancias estratégicas grandes), o el emprendedor se adapta a la visión de los accionistas mayoritarios o deja de ser útil para estos, careciendo de sentido que se mantenga en la directiva.
    Esto puede plantearse en sentido opuesto, los inversores analizarán con mucho detalle al equipo humano de un proyecto y la capacidad de estos a renunciar a una parte de su ego en favor del éxito del negocio.
    En cualquier caso, situaciones de este tipo han de tratarse de una manera fría, ya que no son positivas ni para los individuos ni para la empresa.

    Responder
  3. Xavier Fernandez
    25 Septiembre, 2013

    Hola Carlos

    No soy muy dado a comentar. Pero por alusiones creo que debo :).

    En ningún caso fue algo raro ni se forzó la salida de Diego de abiquo. Vamos que creo que la película no fue como te la deben haber contado.

    Primero, como socio fundador con Diego NUNCA hubiera querido que se hubiera marchado. Y nadie quiso que se marchara en su momento.

    Un dia tomamos un café (con Diego) y te contamos. Pero en resumen. Diego es una persona ideal para empezar cosas desde 0 y no se supo encontrar para él una posición acorde a su valía y que le motivara en el nuevo estado de abiquo

    Espero haber ayudado

    Responder
  4. Juanma Varo
    26 Septiembre, 2013

    Hola, te sigo desde hace poco (por desgracia) y me parece muy interesante todo lo que cuentas, sobre este aspecto, tengo algunas dudas. Yo, al igual que tú has hecho, me gustaría emprender. Yo actualmente solo dispongo de 25.000€ y el capital necesario sería de unos 442.000€, qué manera de buscar financiación me recomendarías para que no me sucediese esto? Mi idea es la de fundar la SA con 31.000€ sobre 60.000€ y el resto a través de un préstamo participativo. Y se agradecería mucho un post detallando ejemplos de estas cláusulas o consejos para no verte fuera.

    Muchas gracias y sigue así.

    Responder
  5. juan
    30 Septiembre, 2013

    Cada persona es un mundo, hay quien sierve para montar cosas y ya en velocidad de crucero se aburre o para no aburrirse se dispersa en más cosas, otros no son capaces de hacer nada de 0 pero una vez en marcha son mejores pilotos, y otros pueden estar en todas las fases (por ejemplo Bezzos).

    También depende de como se llegue a la fase de velocidad de crucero, igual se llega fresco y el fundador se encuentra perfectamente para seguir y a lo mejor ha llegado con la lengua fuera y sin aire y es un alivio ceder el testigo.

    Más espectacular que el caso Jobs desde mi punto de vista es lo de Cisco, cuya historia es muy interesante.

    Responder

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *