11 Jul

Cómo identificar a los malos emprendedores (e inversores)

En la vida no siempre es tan fácil distinguir los buenos de los malos, ni en aspectos de buena o mala conducta, ni en los aspectos de separar el inteligente del que lo aparenta pero no lo es. Al final, a medio plazo, se van conociendo mejor a las personas y sabes de quién puedes fiarte y de quién no.

En los últimos meses-años voy encontrándome en el camino emprendedor y de la vida a malas personas, pocas, pero que veo que todos acaban de forma similar… Y no es precisamente bien. En unos casos por avaricia, en otros casos por ser mala persona, en otros por ser un frustrado, en otros por estar dominado por las drogas y/o el alcohol, o incluso en otros casos sencillamente por ser un inútil pero en paralelo buen vendedor.

Yo siempre he pensado que la vida es justa a medio-largo plazo y pone a todo el mundo en su sitio. La experiencia me ha dado la razón y por eso prefiero seguir por el camino correcto y tratar de ayudar al máximo de personas a ir por el mismo sendero.

Es típico escuchar frases como:

  • A cada cerdo le llega su San Martín
  • Quién la hace la paga
  • Todo al tiempo
  • Siéntate a la puerta de tu casa, y verás pasar el cádaver de tu enemigo

En mi opinión la vida es justa a medio-largo plazo, pero muchas veces siendo un cabrón o un estafador consigues resultados a corto-medio plazo. Por si hay dudas de a qué me refiero cuando digo “estafa” es fácil irse a la wikipedia y ver que dice “La estafa es un delito contra la propiedad o el patrimonio“. Eso significa que si un emprendedor o un inversor hace algo deliberadamente en contra del patrimonio de una persona está cometiendo un delito de estafa.

En España, creo que se denuncian y condenan muy pocas estafas en comparación a las que realmente hay, a veces al tratarse de “poco” dinero muchas personas “abusan” de la buena fe de los que son mejores personas. Esto debería acabarse de forma inmediata.

Creo claramente que ya toca empezar a ser serio y que unos cuantos denunciemos a las personas que tiran a la basura el dinero de los demás, a aquellos que nos estafan o roban, o sencillamente a aquellos que desconocen la ley y dirigen sus negocios o entidades con “la malversación de fondos”, “la administración desleal” o “la apropiación indebida” como bandera. Eso sin contar los continuos problemas que hay por “incumplimiento de pacto de socios“, aunque esto no siempre es fácil de gestionar.

Ahora viene lo difícil –> ¿Cómo identificarlos? Pues ya me gustaría saberlo, pero creo que la mejor opción sería hacer una “lista negra“, aunque no creo que esto sea legal ni sería fácil de gestionar. Así que la mejor opción que veo es investigar bien a la persona. Creo que no debería tardar mucho en surgir algún detective especializado en validar socios e inversores, que pudiera investigar por un precio razonable el pasado y presente de los candidatos a ser nuestros socios e inversores. Separarse de un socio, sea fundador o inversor, es más difícil que separase de una ex-pareja si no se tiene un buen pacto de socios.

Mi principal consejo es investigar a través de referencias de ex-compañeros, ex-jefes, ex-socios y personas cercanas a las emprendedores donde vas a invertir, a los inversores antes de dejarles entrar en tu empresa o a los socios con los que quieres cofundar una empresa.

Algunos consejos que algunos mentores de Conector me han dado para identificar a los malos socios emprendedores son:

  • Cuidado con los que se obsesionan con mantener el control al crecer y no ven que son una limitación para su propia empresa.
  • Vigilar con las personas que creen que lo saben todo.
  • Identificar a los vagos investigando su pasado.
  • Huir de los vendedores de humo profesionales.
  • Los que se obsesionan con firmar NDA’s.
  • Gente con mentalidad asalariada que pelea más su sueldo que otras cuestiones del pacto de socios.
  • Baja implicación personal con sus equipos y socios.
  • Gente que no quiere compartir su “genial idea” con nadie por miedo a que se la copien.

También recomiendo observar los valores de la persona; si lleva una vida sana, cómo habla de su familia, qué hobbies tiene, qué hace el fin de semana, etc. Un buen método para conocer más personalmente a las personas es irse a tomar una copa con ellos antes de firmar nada. En más de una ocasión me ha ayudado a darme cuenta con quién no tengo que hacer negocios. Lo ideal sería realizar un análisis psicológico a las personas, pero no creo que se dejen 😀 así que hay que tratar de ver su inteligencia emocional, no sólo la racional.

Con respecto a normas a tener en cuenta para identificar a inversores no interesantes, algunas recomendaciones son:

  • Cuidado con el que teniendo menos del 5% quiere imponer sus normas.
  • El que tiene malas referencias de no ayudar el día de la salida (venta total o parcial).
  • No aceptar inversores que “sólo” aportan dinero y no te ayudan en nada más.
  • Los que no entiendan que algunos negocios tardan un tiempo en monetizar.
  • Desconfia del que quiere liderar una ronda sin tener ni idea ni haberlo hecho antes.

En especial un emprendedor siempre debería hacer un “due dilligence” del inversor preguntando a sus participadas, pero no sólo con un simple “¿Qué tal Juanito?”, sino profundizando mucho más. Pero ojo con preguntar a un emprendedor fracasado, dolido o que sus negocios no le van bien nunca, ese por defecto siempre raja de los inversores que ha tenido o hay en el ecosistema.

 

Share with:


Emprendedor y business Angel en el sector de las nuevas tecnologías. Fundador de la incubadora Grupo ITnet, de Akamon Entertainment y de Conector Startup Accelerator. Co-fundador de First Tuesday España. Ha escrito el libro "Los principales errores de los Emprendedores".

    Comments

  1. 11 Julio, 2017

    Gracias y Gracias Carlos. Me ha encantado y demuestra tu gran humildad y visión de negocio, ademas de experiencia. Esta claro porque tienes éxito y porque eres un referente en el panorama inversor. Enormemente agradecido con tu ejemplo y por todo lo que enseñas/compartes sin tener necesidad de hacerlo.

    Responder
  2. Eudald
    11 Julio, 2017

    Estaria de acuerdo con la mayoría de tus aseveraciones, pero a mi entender lo que califica a un buen emprendedor es su motivación para emprender. Si ese “motor” es el dinero, al primer contratiempo serio llegan los problemas; las dudas, el empezar a mirar otras oportunidades, etc. Si la motivación es el proyecto, cuando llegan los problemas serios, hay resilencia, se buscan alternativas, se pivota, se busca la supervivencia.

    En cuanto a la principal labor del inversor a parte de lo obvio, es la de ayudar a mantener el equilibrio entre la determinación del emprendedor y su equipo en seguir adelante ante un problema serio y racionalizar las opciones de manera leal, realista y desapasionadamente.

    Un abrazo a todos.

    Eudald

    Responder
  3. 11 Julio, 2017

    Gracias por este escrito, estoy de acuerdo y vale la pena “investigar” un poco antes para que no hayan sorpresas.

    Responder
  4. 14 Julio, 2017

    Gran post Carlos, como siempre claro y directo. Estoy de acuerdo con el comentario de Eudald hay que buscar la motivación del emprendedor, se suele ver rápido el que vale y el que vende humo. El inversor debe ayudar y orientar hacia los objetivos con su experiencia y “Vision desde fuera” porque hay veces que “el día a día te come y no te permite ver el bosque”

    Responder

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *